Para Alex

Querido Alex,

Gracias por haber nacido en casa, en nuestra familia. No fue fácil, es más, fue duro, muy duro. En aquellos momentos tuvimos un shock tremendo y sentimientos negativos de todo tipo. Buscábamos respuestas y solo aparecían las dudas, los temores. Luego con los años comprenderíamos que tu paso por nuestras vidas fue muy importante pues nos cambiaste la vida y nos cambiaste la forma de ver el mundo, de afrontar la vida.

Eramos muy jóvenes y nos hiciste madurar y ser mejores. Todavía hoy, cuando las cosas se ponen difíciles, cuando se tuercen, sólo con tu recuerdo, nos sentimos fuertes para seguir afrontando cualquier adversidad.

Verte siempre sonreír – tus ojitos rasgados te hacían tener cara de pillo- era un motivo diario de alegría. Siempre estabas contento y nos enseñaste mucho con tu forma de ser.

Gracias a ti Alex descubrimos que aquellos que nos consideramos “normales”, somos muchas veces menos “normales” de lo que creemos. Lo único cierto, y es una de las grandezas del mundo en que vivimos, es que todos somos distintos, afortunadamente y que todos tenemos discapacidades aunque algunos las disimulamos mejor que otros.

Han pasado ya más de 30 años desde que te fuiste pero sigues aquí, con nosotros, en silencio. Ni tu madre ni yo en los primeros años de tu marcha, fuimos capaces de volver a ver alguno de los videos en los que aparecías. No podíamos….

Te echamos de menos, soñamos muchas noches que vuelves con nosotros y el despertar se convierte en pesadilla.

Tu madre luchó mucho por ti como no he visto hacerlo por nadie y cada noche, desde el día que nos dejaste, no olvida besar tu foto que duerme siempre a nuestro lado.

Tu paso por la vida de tu hermano, Gaby, entonces tan sólo un niño, le dejó un recuerdo que ha marcado su existencia. Muchas veces te veo en él y cómo tu forma de ser ha marcado su personalidad para siempre.

Paola, que nació después de que tú te fueras, ha tratado por todos los medios llegar a ti y conocerte. Su trabajo de fin de bachillerato fue un riguroso y apasionado trabajo sobre el Síndrome de Down. Tus sobrinos hablan de ti como si estuvieras aquí siempre y todo eso es gracias a que un día, decidimos crear la Fundación Alex en memoria tuya y con el ánimo y el deseo de poder ayudar a otros “alex” de este mundo. En aquel momento recuperamos los vídeos, hicimos de tripas corazón y te vimos de nuevo.

Aquella decisión fue acertada pues ahora estas siempre entre nosotros, en todas partes, estás ahí, siempre. Para ellos eres el tío Alex que está en el cielo pero que cuida de todos nosotros, es como si te conocieran de toda la vida y eso es un tesoro para la familia.

Los tres años que te tuvimos fueron muy especiales, pues además de ser muy jóvenes, nuestros recursos eran muy escasos y eso nos obligó a sacar fuerzas de flaqueza para luchar y sacarte adelante. Luego te fuiste sin despedirte y eso era algo que ni tu madre ni yo podremos olvidar jamás.

El amargo recuerdo de aquella mañana post-navideña y tan marcada como el día de los Santos Inocentes, no podías irte otro día….., es ahora una de las fechas sagradas de nuestra familia y con nosotros permanecerá hasta que nos reencontremos. Ya sabes cuánto te queremos y te echamos de menos.

T’estimo Alex, t’estimem molt fill.

Haz Una Donación
Haz Una Donación

Fundación Alex