Ayúdanos a recaudar fondos para impulsar proyectos deportivos

25 €
50 €
150 €
Otra
cantidad
Puntual
Periódica



Historias de confinamiento por Marc Latorre

Marc Latorre es asesor de arte y hace unos meses publicó su primer libro, Historias de confinamiento. Una recopilación de viñetas que dibujó durante la primavera del 2020, en plena primera ola de la pandemia de la Covid-19. Se trata, además, de un libro solidario a favor de la Fundación Alex. Ya que Marc decidió todos los beneficios fueran destinados a proyectos de nuestra fundación. Ahora que empezamos a ver la luz al final del túnel hemos aprovechado para hablar con él. Marc, preséntate un poco, quién eres y a qué te dedicas. Me llamo Marc Latorre, soy una persona bastante normal, casado y padre de 2 hijos. Oriol de 11 años y Arnau de 5. Soy de la generación del E.G.B., Dragon Ball y la Super Nintendo. Me formé en diseño gráfico y bellas artes en la Escuela Llotja de Barcelona y actualmente estoy estudiando peritaje artístico. Mi profesión es asesor de arte. Gestiono diferentes colecciones particulares y trabajo directamente con artistas, editores y galeristas. ¿En qué momento, un asesor de arte decide empezar a dibujar? Siempre he dibujado sobre cualquier apunte o papel, de pequeño era el niño que destacaba en plástica así que tenía claro que mi futuro tenía que ir ligado a algo relacionado con la ilustración o el diseño. Luego descubrí que gestionar colecciones y el trato con el cliente y el artista es lo que más me motiva. Me gusta el trato personalizado, el arte necesita el contacto humano, verlo, tocarlo y sentirlo. Es una pasión difícil de transmitir en una llamada o en una sesión de video. ¿Por qué necesitaste/decidiste dibujar durante el confinamiento? Tal como explico en el libro, durante la primera semana de confinamiento mi hijo Oriol tenía que realizar una viñeta de cómic para el colegio y me pidió que le ayudase. Hizo una caricatura de la familia convertidos en súper héroes que querían vencer al virus con rayos láser y al final se dan cuenta que la manera de derrotarlo era quedarse en casa y dejar trabajar a los profesionales médicos. ¡Quedo muy chulo! Los niños captan rápido el mensaje. Así que pensé que esos personajes tenían que tener continuidad. Les quite las mallas y las capas e intente reflejar que hacían en casa. Se podría decir que historias de confinamiento empieza cuando cierran la puerta. ¿Qué es lo que más te inspiraba para hacer las viñetas?  Mi familia. Los 4 personajes tienen algo de realidad y algo de ficción. Las viñetas se inspiran en el día a día del confinamiento y como les afecta cada cambio de fase o normativa. Intentan adaptarse a la situación, crear rutinas o dan valor a detalles o cosas que das por hecho en la normalidad como un paseo, ir al cine o a un restaurante o algo tan habitual como ver a familia y amigos. Es curioso, como las personas valoramos las cosas cuando las perdemos. ¿Cuándo y cómo fue el proceso de convertir tu distracción del confinamiento en un libro? Mira, cuando empiezo, lo hacía para mí. Como una distracción y solo las veíamos en casa. Luego las mostré en grupos de WhatsApp de familia y amigos y más tarde pasan a Instagram. Entre familia, amigos y seguidores se crea una rutina y era curioso porque muchas personas la esperaban cada día. Así que empecé a cuidarlas un poco más, intento que cada personaje tenga una personalidad más definida y que estén mejor trazadas. Me pareció curioso que tantas personas se sintiesen identificadas y que les hiciesen reír. Muchos de ellos lanzaron la idea de recogerlas todas en un libro como recuerdo del confinamiento. ¡Crear las viñetas era fácil, convertirlo en libro fue lo complicado! ¿Por qué decidiste que los beneficios del libro fuesen destinados a la Fundación Alex? Cuando me convencí de la idea de auto editar un libro, tenía claro que si podía generar algún beneficio tenía que ser para ayudar a alguien. Esta pandemia ha afectado a muchas personas y toda ayuda es poca. La labor de la Fundación Alex es muy necesaria para la integración de los chicos y chicas con capacidades diferentes y durante el confinamiento no se quedaron de brazos cruzados, ampliaron miras e iniciaron una campaña para adquirir tablets que pudiesen comunicar a personas ingresadas en los hospitales con sus familiares. Tengo una gran admiración por Gabriel y Cristina, de una vivencia tan dura como la que les tocó vivir, sacaron fuerzas y crearon la fundación Alex para ayudar a tantos y tantos. Es admirable. Tenía que ser para su causa. ¿Cuál crees que es la viñeta que más representa lo que hemos vivido en 2020? No sabría decirte. Tengo mis preferidas, pero creo que en mayor o menor medida todas tienen algo de verdad y que pueden hacer que muchas personas se sientan representadas. Al final cada una de ellas explican como una familia lo ha soportado. Vemos deporte, video llamadas, teletrabajo, maratón de series, bajar al perro, la compra… Y, por último, si tuvieses que hacer una viñeta ahora sobre la situación de la Covid, ¿Qué dibujarías? Estamos viviendo una montaña rusa de situaciones, los datos empeoran o mejoran según las fechas, aparecen y desaparecen restricciones o recomendaciones… Si tuviese que hacer otra viñeta me gustaría que fuese la que diga Fin. la que muestre que la pandemia haya pasado. Si quieres puedes comprar el libro en las clínicas Mi (Mi Tres Torres Barcelona y Mi NovAliança Lleida), en la tienda Sennacheribbo de la Illa Diagonal de Barcelona o en las oficinas de la UB Catalonia.

Libro "Historias de confinamiento"
Haz Una Donación
Haz Una Donación

Fundación Alex